Conoce los mitos, múltiples beneficios y las razones por las que el huitlacoche es un manjar casi exclusivo de los mexicanos.

¿A quién no se le han antojado unos tacos de huitlacoche? ¿O un chile relleno con este manjar?

Por su sabor único, se trata de un ingrediente muy codiciado tanto en los hogares como en las cocinas de los restaurantes.

Pero, ¿de dónde salió este ingrediente?

Huitlacoche: ¿Qué es?

Para muchos, en particular los extranjeros, se trata de un accidente de la naturaleza.

Esto, porque en realidad se forma por una enfermedad que afecta las mazorcas del maíz.

Te recomendamos: Así nació la cochinita pibil, hace miles de años

Este hongo llega como una espora microscópica que viaja por el viento y puede infectar cosechas enteras.

Cuando llega, genera malformaciones en las mazorcas, creando especies de tumores de color gris y negro.

Su nombre se forma de los palabras del náhuatl: “cuitlatl” y “cochtli”, que significan “excremento dormido”.

Un manjar… ¿exclusivo para mexicanos?

Aunque parezca mentira, México es de los únicos países que consumen huitlacoche.

Por su sabor, parecido a las trufas negras y champiñones shiitake (pero en una versión intensa y ahumada), se le conoce como caviar mexicano.

Y es que, mientras es el favorito de muchas cocinas mexicanas, los agricultores de otros países luchan por mantenerlo alejado de sus cultivos.

El huitlacoche y sus mitos

Aunque su existencia se remonta a hace miles de años, es posible que en la época prehispánica se viera como una plaga indeseada.

Esto, porque significaba la pérdida de la mazorca.

Así, no existen vestigios de que fuera considerada una ofrenda para los dioses. Al contrario.

De hecho, los mayas lo consideraban un castigo ligado a la lluvia, provocado por acción divina.

Al menos así lo atestigua Bernardino de Sahagún en su libro “Historia General de las cosas de la Nueva España”.

En sí, se cree que los campesinos comenzaron a consumirlo durante La Colonia, para evitar el desperdicio y calmar el hambre.

Beneficios gastronómicos

Además de delicioso, comer huitlacoche es bueno para la salud.

¿Por qué?

De entrada, es rico en aminoácidos como lisina y contiene ácidos grasos (oleico y linoleico, que aportan Omega 3 y Omega 6).

Te recomendamos: ¿Conoces todos los tipos de nopal existen?

Además, contiene alfa y beta glucanos, es bajo en grasas y alto en fibras y antioxidantes.

De esta forma, consumirlo ayuda a:

  • Prevenir el envejecimiento.
  • Combatir los radicales libres.
  • Reducir el colesterol malo en la sangre.
  • Bajar los niveles de glucosa en la sangre.
  • Fortalecer el sistema inmunológico.
  • Mejorar la digestión.