Caminar entre árboles rosas no es una experiencia exclusiva de los japoneses. También se puede disfrutar en tierras mexicanas.

Esto, gracias al Maculís, un árbol rosado que crece en algunas partes de México, así como Centro y Sudamérica.

¿Te parece familiar? Este árbol particular está emparentado con las jacarandas, pues ambos pertenecen a la familia de las bignonáceas.

Claro que tener algunas diferencias, entre ellas sus formas, sus flores y el lugar donde crecen.

Te recomendamos: Reserva de la Biosfera “El Cielo”: un paraíso de biodiversidad

El árbol de los muchos nombres

Si no te suena el nombre de “Maculís”, puede que hayas escuchado de el apamate.

Es otro nombre que tiene el Maculís, o tabebuia rosea, su nombre científico.

Aunque aquí en México también se le conoce como:

  • Macuili rosa.
  • Palo de rosa.
  • Amapa rosa.

Caraterísticas difíciles de igualar

Este árbol puede llegar a medir hasta 25 metros de altura, aunque normalmente lo encuentras de 6 y hasta de 10 metros.

Su corteza es color pardo, mientras que tiene follajes de hojas palmadas de 3 a 5 foliolos.

Sus flores son acampanadas y sus ramilletes bastante particulares. Y aunque por lo general son rosas, también puedes encontrarlos de colores lavanda o magenta.

Y sus frutos son cápsulas de 25 centímetros, que contienen 7 o 10 semillas.

¿Dónde se encuentran?

Se trata de una planta de las zonas tropicales perennifolias, por lo que es más probable que puedas verlos en:

  • Chiapas.
  • Puebla.
  • Tabasco.
  • Veracruz.

Pero, por lo general, pintan de rosa las calles de Mérida, en Yucatán.

Los beneficios del Maculís

Debido a que contiene naftoquinoa, sustancia vinculada a la Vitamina K, le han encontrado diversos usos medicinales.

Esto, pues la naftoquinoa actualmente es el centro de estudios, pues funciona contra la malaria y es un posible antídoto para el cáncer.

El té de hojas de Maculís es bueno para aliviar la fiebre.

Por otro lado, cocer su corteza es un remedio para:

  • Matar Parásitos.
  • Combatir el paludismo.
  • Controlar la diabetes y la tifoidea.

Y, por si fuera poco, su madera se utiliza para realizar artesanías, así como para fabricar muebles y botes.

Te recomendamos: En Brasil apuntan que esta planta mexicana podría curar el cáncer