Así nació la frase ‘muñequita de sololoy’

Como buenos mexicanos que somos, es posible que hayas escuchado antes la frase “muñequita de sololoy”.

Sobretodo de nuestros abuelos, pues es algo que las generaciones jóvenes casi no usan.

Te recomendamos: Artesana mexicana sorprende en redes con muñecas Friditas

Lo curioso es que, si le preguntas a alguien de otro país, no va a tener idea de lo que estás hablando.

¿Y eso? Es que se trata de una frase exclusiva de México, con un origen muy peculiar.

¿Para qué se usaba “muñequita de sololoy”?

Así nació la frase ‘muñequita de sololoy’

Si alguien te llama “muñeca de sololoy” no te ofendas, porque te está haciendo un cumplido.

Esto, pues está comparando tu hermosura y delicadeza con las de estas muñecas de rasgos angelicales de antaño.

Para quien te llame “muñequita de sololoy”, seguramente eres una persona muy apreciada a la que se debe cuidar.

La palabra “sololoy” se popularizó en la tradicional canción infantil de mediados del Siglo XX “Naranja Dulce”.

De hecho, en un fragmento dice:

“Toca la marcha, mi pecho llora
adió señora yo ya me voy
a mi casita de sololoy
a comer tacos y no le doy”.

Pero, ¿qué es “sololoy”?

Así nació la frase ‘muñequita de sololoy’

Esta palabra, que no aparece en diccionarios ni se usa fuera del país, es un término desconocido para muchos.

Se trata de la mexicanización de la palabra “celluloid”, material con el que se hacían algunos juguetes.

De hecho, el celuloide, su traducción oficial, es un material inventado en el Siglo XIX, por John Wesley Hyatt a base de nitrato de celulosa.

Y, además de juguetes, también se usaba para la fotografía y el cine.

¿Cómo eran las “muñecas de sololoy”?

Así nació la frase ‘muñequita de sololoy’

Se trataba de figuras muy hermosas, pero a la vez frágiles.

Llegaron a México en los años 20 y se fabricaron en el país hasta 1979.

Te recomendamos: ¡Nostalgia! Los 10 juguetes que todos tuvimos de niños

En resumen…

Así que ya lo sabes, esta frase que ya está cayendo en desuso, fue básicamente la forma en la que los mexicanos le decíamos al material de estas bonitas muñecas del Siglo XX y no una región geográfica.