La historia de los cobertores San Marcos

¡Conoce la historia que hay detrás de nuestros cobertores favoritos, esos que usamos en días de invierno!

La historia de los cobertores San Marcos

Los cobertores San Marcos son tan característicos en México por sus grandes estampados, colores llamativos y su fibra acrílica que nos mantienen calientitos cuando llega la temporada de frío.

Pero, ¿sabes cómo se convirtieron en un icono estos cobertores? Aquí te lo contamos.

El origen

La historia de los cobertores San Marcos

La fabricación de los cobertores San Marcos empezó en la década de 1970, después de que el empresario textilero Jesús Rivera Franco (pionero en los procesos industriales de la rama textil en México) encontrará la manera de fabricar una cobija diferente, caliente y con estampado.

Rivera Franco emprendió su propio taller en 1950, el cual iba creciendo al paso de los años, hasta que, a finales de los años 80 llegó a tener una decena de plantas industriales bajo el sello “Grupo Textil San Marcos”, en las que trabajaban alrededor de 4,000 personas.

Te recomendamos: Frida Kahlo: Top 6 de sus pinturas con su significado

En 1992, Rivera Franco vendió Grupo Textil San Marcos al consorcio regiomontano Celulosa y Derivados (Cydsa), el cual tenía divisiones industriales dedicadas a los hilos acrílicos, fertilizantes y productos químicos.

 Con esa adquisición, Cydsa se convirtió en el mayor consorcio manufacturero de productos de acrílico en México, mientras que la familia de Rivera Franco creó otra empresa que más tarde tuvo problemas legales y financieros.

Populares, pero no para presumir

La historia de los cobertores San Marcos

Entre los años 70 y 80, los cobertores San Marcos eran muy demandados en el mercado mexicano, pese a que mucha gente los consideraba como un producto “corriente”. Esta percepción se debe un cobertor San Marcos tamaño matrimonial costaba alrededor de 45 pesos en 1982. 

A pesar de ser “corrientes”, muchos hogares mexicanos contaban con cobertores San Marcos. Su uso solía ser íntimo y familiar, en donde era más común verlos sobre las camas, en la sala o hasta cubriendo alguna ventana.

Te recomendamos: La flor de jamaica, un desinfectante más eficiente que el cloro

 No sólo su fibra de acrílica, que los hace duraderos y aguantadores del frío, era lo que los popularizaba, sino sus característicos estampados de animales (unicornios, caballos, tigres y águilas) y hasta de cascos de los equipos de la NFL.

El Mito

 

Hay algunos mercaditos que continúan vendiendo “cobertores tipo San Marcos”. La gente le pregunta al vendedor si de verdad el producto es original, pero el encargado responde: “no, pero es igualito”.

Sin embargo, la triste realidad es otra: a raíz de la primera historia, los cobertores San Marcos son un producto que ya no se fabrica desde inicios del Siglo XXI.

Los cobertores San Marcos son actualmente una especie de “marca genérica” para cualquier cobija que sea grande, duradera, caliente y, especialmente, con un estampado, digamos, “llamativo”. ¡Ah!, y que esté hecho con fibra acrílica.