El legendario Martín Ocelotl, el terror de los españoles.

Según la leyenda, Ocelotl tenía habilidades sin igual y además, era considerado un “creador de energía”, alguien capaz de leer el cielo y predecir el futuro. ¡Conoce más sobre el!

No era ni un guerrero o asesino, pero pocos se atrevían a enfrentarlo: Se trata de legendario Martín Ocelotl.

En los tiempos ancestrales de La Conquista existía un indígena que despertaba terror en los españoles.

No se trataba de un guerrero o asesino, pero pocos se atrevían a enfrentarlo. Se trata del legendario Martín Ocelotl, un personaje con habilidades fuera de este mundo.

Desde su nacimiento, Ocelotl era muy especial, y hasta se creía que tenía un origen semi-divino. Se dice que el niño, cuyo nombre significa “jaguar”, fue hijo de un exitoso comerciante, así como de una importante sacerdotisa, por lo que era adinerado, pero no un noble. Era originario de Chinantla, hoy conocido como Puebla.

Según la leyenda, tenía habilidades sin igual, algunos aseguran que, cuando era niño, ya podía transformarse en diversos animales, como el conejo, el águila, un perro, un león o hasta el jaguar, y podía hacer llover. Además, era considerado un “creador de energía”, alguien capaz de leer el cielo y predecir el futuro.

El legendario Martín Ocelotl, el terror de los españoles.

Te recomendamos: El Pulque: la bebida de los Dioses

Antes de la llegada de los españoles a América, Moctezuma II mandó llamar a varios adivinos para explicar algunas cosas raras que sucedían.

Ocelotl predijo la caída de México-Tenochtitlán a manos de hombres barbudos de otra tierra, ganando la ira del tlatoani, quien lo mandó encerrar.

En otra versión, dicen que fue sentenciado a muerte y lo cortaron en pedazos, pero revivió de inmediato, pues, por su condición divina, no podía morir.

Tiempo después, vivió en paz en Texcoco, hasta que alrededor de 1521, a sus 29 años, fue forzado a bautizarse y a contraer matrimonio, dejando a sus muchas esposas y le otorgaron el nombre cristiano de Martín.

Te recomendamos: Mexicas celebraban Navidad… ¡mucho antes de la Conquista!

Pese a eso, siguió practicando sus rituales y algunos aseguran que hasta fundó una escuela para pasar sus costumbres a los jóvenes. Además, era un mediador cultural entre españoles, frailes e indígenas, y ofrecía servicios espirituales.

El legendario Martín Ocelotl, el terror de los españoles.

Pero algunos no estaban felices con sus prácticas, se trataba de los sacerdotes y los nobles. Los primeros no querían que continuara sus creencias, y los segundos lo veían como un extranjero sin vínculos en Texcoco, quien se creía mejor que ellos.

Así, en 1533 se fue de Texcoco, tras una discusión y vivió en Coatepec por unos tres años hasta que, en 1536, lo acusaron de idolatría y brujería y fue condenado por la Inquisición el año siguiente.

Se dice que los inquisidores tuvieron miedo de matarlo y, en su lugar, lo condenaron a una prisión de Sevilla. Para lo que lo encadenaron y subieron a un barco. Este hecho reavivó la leyenda de sus poderes, pues una gran tormenta destruyó ese barco.

Te recomendamos: El jaguar, el felino más hermoso de México

Se cree que ahí, con su forma de jaguar, subió al cielo, con ayuda de Tláloc, y se unió a la noche. Años después se encontraron sus pertenencias en un Templo de Santiago Tlatelolco.

El legendario Martín Ocelotl, el terror de los españoles.