El guerrero Tlahuicole: el terror de los aztecas.

Muchos lo apodan “el terror de los aztecas”, otros lo llaman “el Hércules tlaxcalteca”. Cuenta la leyenda de un guerrero invencible más fuerte que cualquier otro en Mesoamérica. Quienes habían coincidido con él en el campo de batalla afirmaban que los enemigos temblaban con sólo escuchar su nombre.

Muchos lo apodan “el terror de los aztecas”, otros lo llaman “el Hércules tlaxcalteca”. Se trataba del guerrero Tlahuicole. ¡Conoce su leyenda!

Se trataba de Tlahuicole, un joven de origen otomí que ayudó a su pueblo en campañas militares luchado ferozmente dirigiendo a los tlaxcaltecas en una feroz batalla contra los mexicas, en donde llamó la atención por su valor y gran fuerza. En esta guerra, murió un hijo de Moctezuma, originando que enviara un gran ejército contra Tlaxcala.

El guerrero Tlahuicole: el terror de los aztecas.
Más adelante, Tlahuicole fue hecho prisionero. Moctezuma, impresionado por su valor, le devolvió la libertad, pero el temido guerrero no la aceptó.

Entonces, lo hizo jefe de uno de los ejércitos que trataron de invadir el territorio del pueblo Purépecha en el actual estado de Michoacán. A su retorno, le ofrecieron nuevamente la libertad para regresar a su tierra o se quedara como general del ejército mexica.

El guerrero Tlahuicole: el terror de los aztecas.

Tlahuicole ganó fama de atrevido y valiente en su calidad de capitán provisional de los mexicas. Sin embargo, no quiso quedarse como líder mexica por no traicionar a Tlaxcala, y no quiso regresar a su tierra natal porque eso significaba una falta de honor, pues si un hombre caía preso en la guerra, tenía que vencer o morir.

Te recomendamos: El legendario Martín Ocelotl, el terror de los españoles.

Así, le dijo a Moctezuma que prefería la muerte. Pero no como los demás, sino como lo que era: un valiente. Viendo Moctezuma el deseo de Tlahuicole, le preparó grandes fiestas, bailes y banquetes en preparación de su muerte.

Fue llevado a la rueda del sacrificio gladiatorio, y atado de la cintura a una piedra circular, se le proporcionó una espada para defenderse. Mató a ocho guerreros, hirió a otros veinte y por fin lo vencieron. Posteriormente fue sacrificado ante Huitzilopochtli.

El guerrero Tlahuicole: el terror de los aztecas.

Actualmente podemos encontrar un monumento en honor a este guerrero tlaxcalteca. Se encuentra en una glorieta en la entrada a la ciudad de Tlaxcala en México. Al principio de la Carretera Federal Puebla-Tlaxcala.

Te recomendamos: “Chucho el Roto”, la leyenda del Robin Hood mexicano

El respeto que se ganó Tlahuicole fue tan grande que su leyenda sigue siendo recordada a través de los siglos.

El guerrero Tlahuicole: el terror de los aztecas.