El colibrí, una especie sagrada en peligro de extinción

Esta es la verdadera razón del por qué el colibrí, una mística y encantadora ave mexicana, está al borde de la extinción. 

El colibrí, una especie sagrada en peligro de extinción

 

México tiene registrados a 24 animales en peligro de extinción y un noble animalito más se acaba de sumar a esta trágica lista: el colibrí

Lamentablemente en México viven 57 especies de colibríes, de las cuales seis están amenazadas, dos en peligro de extinción y 10 están sujetas a protección especial.

Los colibríes eran considerados en la cultura maya una especie mística y hermosa, portadores de buenos deseos y buena suerte. Eran tan sagradas que aquellos que se atrevieran a capturarla serían castigados por los Dioses.

Por el lado científico, el colibrí juega un papel sumamente importante en el ecosistema como polinizador, fundamentales en la reproducción sexual de las plantas.

Entonces, si fueron de gran importancia para nuestros antepasados y para la la vida en la tierra, ¿Cuál es la razón que está llevando al borde de la extinción a esta hermosa especie? La respuesta está en el mercado de la brujería para la práctica de los famosos “amarres”.  

¿Perder a una pieza clave del ecosistema por amor? 

El colibrí, una especie sagrada en peligro de extinción

En los últimos años ha aumentado la captura y extracción de los colibríes de sus ecosistemas para ser traficados por personas que los usan para los rituales de amor, popularmente conocidos como “amarres”

Los traficantes venden estas hermosas aves entre 300 y 400 pesos en los mercados o negocios esotéricos de la Ciudad de México. 

A veces son vendidos vivos pero en el mayor de los casos estos mueren al momento de ser capturadas, ya que se les genera una gran cantidad de estrés. Son aves muy delicadas que  requieren de alimento cada 10 minutos.

Este famosos “amarres” consisten en meter a un macho y una hembra en un saco rojo, les vierten miel y cierran el saco para sellar el hechizo de amor.

Por desgracia estas prácticas no sólo se realizan en México, sino también fuera del país, principalmente en Estados Unidos.