¿Cómo se descubrió el Templo Mayor?

Te contamos cómo fue el hallazgo “casual” del centro ceremonial más importante de la cultura Azteca: el Templo Mayor de Tenochtitlan.

Obreros de la Compañía de Luz y Fuerza localizaron la escultura monumental de Coyolxauhqui, Diosa de la Luna y hermana de Hutzilopochtli.

¿Cómo se descubrió el Templo Mayor?
El Templo Mayor de Tenochtitlan era el centro de la vida religiosa mexica más importante de la época prehispánica dedicado para engrandecer a Huitzilopochtli, el Dios de la Guerra.

Fue construido justo donde los peregrinos de Aztlán encontraron al águila devorando una serpiente sobre un nopal que crecía en una piedra.

Durante el siglo XX, los arqueólogos descubrieron la ubicación exacta del Templo Mayor, cuyos restos permanecieron ocultos por las construcciones virreinales en nuestro país.

Actualmente, los restos del recinto están ubicados en el centro de la Ciudad de México y forman parte del Museo del Templo Mayor. Date la oportunidad de visitarlo (cuando la contingencia termine) y anímate a conocer más de nuestra historia.

Te recomendamos: El 12 de diciembre de 1325: Nacimiento de la Gran Tenochtitlán

¿Cómo se descubrió el Templo Mayor?

¿Cómo fue el descubrimiento del Templo Mayor?

El gobierno no quería invertir en temas arqueológicos pero el 21 de febrero de 1978, obreros de la Compañía de Luz y Fuerza se encontraban haciendo una excavación y se toparon con una gran piedra que impidió que continuaran con sus labores.

Dieron aviso al Departamento de Rescate Arqueológico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y personal de esa dependencia se trasladó al sitio.

¿Cómo se descubrió el Templo Mayor?

Luego de constatar que se trataba de una enorme piedra con grabados en su parte superior, se iniciaron los trabajos de rescate de la pieza.

Los arqueólogos Ángel García Cook y Raúl Martín Arana dirigieron los trabajos y empezaron a aparecer las primeras ofrendas. Fue el arqueólogo Felipe Solís quien, después de observar detenidamente la escultura, una vez liberada de la tierra que la cubría, se percató de que se trataba de una escultura monumental a Coyolxauhqui, hermana de Huitzilopochtli y Diosa de la Luna.

Proyecto Templo Mayor

Este hallazgo dio un giro a la situación, marcando así un repunte en el estudio de la cultura mexica. Esto ocasionó que el plan original del INAH para crear el Museo de Tenochtitlan se transformara en el Proyecto Templo Mayor.

¿Cómo se descubrió el Templo Mayor?

Eduardo Matos Moctezuma es el fundador de este proyecto de investigación que cuenta con la participación de los más diversos científicos. El proyecto se dividió en tres fases:

Fase 1: Recopilación de los datos sobre el Templo Mayor provenientes tanto de la información arqueológica como de las fuentes históricas.

Fase 2: Es el proceso de excavación, para lo cual se reticuló toda el área para poder llevar el control de lo que fuera apareciendo.

Aquí se contó con un equipo interdisciplinario arqueólogos, etnohistoriadores y restauradores, además de miembros del Departamento de Prehistoria del INAH, como biólogos, químicos, botánicos, geólogos, etcétera, para atender los distintos tipos de objetos.

Fase 3: Corresponde a los estudios que los especialistas han practicado de los materiales, es decir la fase de interpretación, contándose hasta el momento con más de trescientas fichas publicadas, tanto de personal del proyecto como por especialistas nacionales y extranjeros.

Te recomendamos:¡Revivirá Eugenio Caballero a la Gran Tenochtitlán!

La investigación en el sitio continúa y aún quedan muchas interrogantes por contestar.