Artesanos ponen muy en alto el nombre de México

Con su arte, artesanos mexicanos brillan a nivel internacional.

Artesanos ponen muy en alto el nombre de MéxicoArtesanos ponen muy en alto el nombre de México

Las artesanías mexicanas son una parte esencial de la creación artística de nuestro país.

Y a su vez, honran las tradiciones y técnicas de nuestros antepasados prehispánicos.

 

Te recomendamos: Artesana mexicana sorprende en redes con muñecas Friditas

 

Así, son testimonio de lo compleja y rica que es nuestra diversidad cultural.

Obras sin igual

Por si esto fuera poco, cada una de estas creaciones artísticas son resultado de un trabajo manual único.

Es decir que, al no ser parte de un proceso de industrialización, además de reflejar la identidad de pueblos y regiones, son únicas.

De esta forma, reflejan la cosmovisión de cada comunidad que les dio vida, manejando temas que van desde lo doméstico hasta lo sagrado y ceremonial.

Al representar a su pueblo, cada artesanía se elabora con materiales de su región en particular.

Se trata de una expresión conformada de diseño, arte, estética, divinidad y un toque de sentido práctico.

Son técnicas que, muchas veces, se aprenden en cada familia, lo que da continuidad a una larga tradición.

Grandes maestros

Entre los muchos artesanos que conforman nuestro país, hay quienes logran conservar la identidad cultural de sus pueblos a través de su arte.

Además, se trata de personas comprometidas con el progreso del país, por lo que están debidamente registrados y pagan impuestos.

Entre ellos, sobresalen las siguientes personas.

Francisco Coronel Navarro

Artesanos ponen muy en alto el nombre de México

Nacido en 1941, en Guerrero, se trata de un maestro artesano de laca, quien aprendió el oficio de su familia.

Debido a la majestuosa ejecución de su técnica, ahora cuenta con más de 30 reconocimientos por su trabajo.

Francisco Coronel en sus haberes tiene el Gran Premio de Arte Popular de 1995, entregado por el FONART.

Y el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2007, en el rubro de Artes y Tradiciones Populares, que otorga el Gobierno de México.

Irene Aguilar Alcántara

Artesanos ponen muy en alto el nombre de México

Originaria de Ocotlán, Oaxaca, donde nació en 1951, Irene Aguilar es parte de una larga tradición alfarera.

Este oficio, trasmitido por su familia, lo aprendió a los cinco años.

En ese tiempo, comenzó con piezas de barro modelado y policromado.

Pero su fama la adquirió gracias a su estilo y visión propias, que pone en todas sus obras.

Gracias a su trabajo, es conocida en Australia, Japón, Canadá y Estados Unidos.

Su trabajo, expuesto en diferentes partes del mundo, se suma a sus 13 reconocimientos recibidos.

Ella ha obtenido el Premio Nacional de Cerámica 1999 y el Galardón Pantaleón Panduro.

Además, su obra puede apreciarse en libros como “Mexican Folk Art From Oaxaca Artist Families” y “Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano”.

José Alfonso Soteno Fernández

Artesanos ponen muy en alto el nombre de México

Originario del Estado de México, es un maestro alfarero famoso a nivel internacional.

Además de uno de los más reconocidos artesanos mexicanos.

José Alfonso comenzó su trabajo como alfarero a los 8 años, y sus obras son dignas de exposición.

De hecho, se pueden encontrar en el Museo Nacional de Culturas Populares y el Museo de Arte Popular.

Pero también en la Casa de la Américas, en La Habana, Cuba.

Ha recibido más de 120 premios, entre ellos el Premio Nacional de Cerámica 2011 y la Presea Estado de México 2003.

Así como el Gran Premio de Arte Popular de FONART, que ha recibido en tres ocasiones.

Francisca Rivera Pérez

Artesanos ponen muy en alto el nombre de México

Esta artesana poblana es reconocida por utilizar una técnica única en el mundo: el “tejido en curva”.

Aprendió el oficio gracias a su abuela, mismo que perfeccionó hasta atraer la atención internacional.

Esto le valió ser reconocida como uno de los artesanos más representativos del país.

Ha sido ponente en conferencias de países como Reino Unido, Canadá, Israel, Estados Unidos y Francia.

Ganadora del Gran Premio de Arte Popular 1995, conserva las tradiciones de la Sierra del Norte, y es hablante de náhuatl.

Baltazar Hernández López

Artesanos ponen muy en alto el nombre de México

Este maestro nació en Tabasco, donde aprendió la talla de hueso, coco y madera.

Su trabajo se centra en el arte sacro, y realiza puertas, esculturas, ventanas y hasta capillas.

De hecho, su trabajo es parte del patrimonio cultural de Tabasco.

En 2013 recibió el Galardón Nacional del Concurso de Nacimientos Mexicanos.

 

Te recomendamos: Cuidarán creaciones artesanales indígenas con nueva ley contra plagio

 

Su obra se ha expuesto en recintos culturales de todo el mundo, como la Muestra Iberoamericana de Artesanía, en España.

Y también en la Feria Internacional de Turismo en Alemania.