Además de darle una “segunda vida” al agua gris, esta ingeniera rarámuri busca enseñar el proceso a las comunidades de forma gratuita.

Reutilizar las aguas grises ya es posible. Esto, gracias al trabajo de investigación de una ingeniera de origen rarámuri.

Su nombre es María Teresa Ramírez Vega, y ha descubierto una interesante forma de filtrar y reutilizar el agua gris… ¡y de forma muy natural!

El arte de filtrar agua

El proceso involucra sembrar semillas de crisantemo y cempasúchil en humedales.

Luego, estos reciben el agua gris en goteo durante todo el día, la cual se filtra en la tierra de las plantas y sale limpia.

 

Te recomendamos: Se titula con honores primer licenciado rarámuri

 

Ya filtrada, el agua puede ser usada en actividades de limpieza, lavar el carro o regar las plantas.

Eso sí, no es apta para beber o preparar la comida. De cualquier forma, el método permite ayudar al ambiente y ahorrar dinero.

 

 

Y, además, es una actividad perfecta para realizar en familia mientras se educa sobre el cuidado de los recursos naturales.

Pero el beneficio es doble, pues las flores también pueden servir para adornar la casa.

Beneficio para la comunidad

El proyecto de María Teresa, además de ecológico, es altruista.

Lo anterior, porque no busca vender su idea, sino enseñarle a la población el método para que puedan disfrutar de sus beneficios.

¿Quién es María Teresa Ramírez?

Originaria de Bacaboche, en la sierra Tarahumara, María Teresa Ramírez actualmente es pasante de la Ingeniería Horticultor.

Estudia en la Universidad Autónoma de Chihuahua y vive en la capital del estado desde los 11 años.

 

Te recomendamos: Mexicanos logran CREAR una máquina que hace agua con aire

 

Descubrió su amor por la horticultura gracias a sus familiares, pues su papá es nogalero, y su hermano es administrador agrotecnológico.

Planes a futuro

Entre sus planes, además de estudiar una especialización y hacer una maestría, está el impartir clases a jóvenes rarámuri que vivan en la ciudad de Chihuahua.