Colaboración entre artesanas mexicanas y diseñadora hacen posible estos vestidos de novia.

Los vestidos de novia ahora cuentan con bordados muy especiales.

Esto, porque ahora tienen bordados ancestrales, de las comunidades poblanas Pinahuista, Xalpantzingo y San Pedro Camocuautla, en Cuetzalan del Progreso.

Te recomendamos: México rompe récord mundial: el bordado más grande del mundo

 

Así, una artesanía que ha pasado de generación en generación, ahora podrá disfrutarse más allá de la comunidad.

Al respecto, la bordadora Clara Romero Vázquez comentó sobre el trabajo que había hecho toda su vida para contribuir a la economía familiar.

 

Romero Vázquez mencionó que si bien antes bordaba a pequeña escala, y para consumo personal, ahora bordan otras telas.

Eso, gracias a la llegada de la diseñadora Claudia Toffano, cuya primera colección de vestidos y velos de novia les dio la oportunidad de ampliar sus horizontes.

Tipos de bordados

De acuerdo con Rosa Cortés Ramos, de la comunidad de Xalpantzingo, sus bordados se identifican con plantas medicinales o florales.

Entre las imágenes se encuentra la flor de capulín, usada para hacer atoles y vinos, y la planta de otomai, para hacer artesanías y muebles.

También se plasma el pepenado, pensando en la naturaleza y las aves, y hasta se utiliza chaquira.

Otra artesana de la comunidad de San Pedro Camocuautla expuso que, aunque fue un reto manejar las nuevas telas, sólo se trata de innovar y aplicar un conocimiento que ya tienen.

Hacen buen equipo

Para Cortés Ramos esta colaboración es muy importante,  pues al plasmar sus bordados en estos vestidos están preservando su cultura.

A su vez, Martha Gómez Marcelino expuso que el trabajo en equipo fue muy importante para llevar a cabo este proyecto.

En sí, porque se intercambiaron ideas y fue que a partir de una lluvia de ideas pudieron pasmar su conocimiento en las telas de los vestidos.

Fue así como, con bordados inspirados por la naturaleza, de las manos de artesanas mexicanas, se formó la primera colección de Claudia Toffano.

Te recomendamos: Bordadoras del Istmo estrenan tienda de ropa… ¡por internet!