El tenebroso origen del rico pozole

Aunque parezca difícil de creer, el delicioso pozole tiene un origen escalofriante.

El tenebroso origen del rico pozole

 

Entre los platillos mexicanos más representativos sobresale el pozole, una deliciosa combinación de maíz y carne.

Pozole significa “espuma” en Náhuatl, pues se hace con granos de maíz cacahuazintle, el cual se abre en flor tras una precocción de dos horas.

 

Te recomendamos: Abuelita Mexicana alcanza el millón de suscriptores en su canal de Youtube

 

Es una comida tan versátil que en todo el país existen diferentes versiones de cómo hacer un buen pozole.

Los hay blancos o condimentados, y en ocasiones se agregan o quitan ingredientes para darle más sabor.

Pero este plato mesoamericano en sus inicios era preparado con un ingrediente que no nos atreveríamos a comer hoy en día: carne humana.

Como historia de terror

Fray Bernardino de Sahagún fue el primero en dar testimonio de esta terrible práctica en tiempos de la Conquista.

En su libro “Historia General de las Cosas de la Nueva España”, narraba que el pozole era una ofrenda a Xipe Tótem, dios de la primavera.

De esta forma, se hacía una plegaria para que tuvieran buena cosechas ese año.

En su libro, también relata que en los tiempos de Moctezuma había un festejo llamado Tlacaxioehualiztli.

El tenebroso origen del rico pozole

 

Esta festividad hacía honor a su nombre: “desolladura de hombres”.

Este consistía en abarrar a un guerrero  desarmado a una piedra de la cintura, quien tenía que combatir con cuatro combatientes bien armados.

Si es que podía ganar, debía enfrentar a un quinto guerrero, uno zurdo y con bastantes armas.

Se decía que, si lograba ganar, le perdonarían la vida. Pero, si no, su cuerpo era descuartizado y se convertía en el ingrediente principal del pozole.

 

El tenebroso origen del rico pozole

 

Así, la mejor parte, que generalmente era el muslo, se le ofrecía al gobernante, o Tlatoani.

Cabe destacar que, en un inicio, este plato sólo podía ser consumido por sacerdotes de alto rango y el emperador, pero sólo en ceremonias religiosas.

Esta práctica macabra continuó hasta la Conquista, cuando los españoles prohibieron esa práctica.

Aunque hay quienes afirman que este rico plato no era preparado con carne humana, sino de xoloitzcuintle.

Pozoles para todos los gustos

A lo largo de la historia, la receta base de este platillo ha tenido diversas modificaciones, de acuerdo a cada región.

Si pides un pozole en Michoacán, que no te sorprenda que agreguen chicharrón, y en Guerrero, un buen pozole tendrá tomate verde.

 

Te recomendamos: Los 5 platillos favoritos de los mexicanos

 

Los fanáticos del queso deberían pedirlo en Colima, mientras que en Jalisco podrás probar una combinación de cerdo y chile ancho.

Sin contar con que, en épocas recientes, se ha popularizado la receta de pozole verano.

El tenebroso origen del rico pozole