¿Conoces la historia de la playera prohibida de la Selección Mexicana?

La historia de la playera prohibida de la Selección Mexicana de Futbol se remonta a finales del siglo pasado.

Este “drama” data desde la última parte de los años 90, cuando se le encargó la tarea de diseñar la playera a la marca deportiva Garcis, de José Antonio García.

Dicho jersey sería fue usado por el equipo mexicano en la Copa Confederaciones.

 

Te recomendamos: VIDEO: FIFA declara el gol de esta mexicana como el mejor de la historia

Por lo que, apelando al patriotismo que despierta esta escuadra, decidió colocar uno de los símbolos mexicanos por excelencia: nuestro escudo.

Así, los jugadores tendrían en su playera un águila devorando una serpiente.

Con permiso y todo

Para evitar problemas, García pidió permiso a Francisco Labastida Ochoa, quien en ese entonces era secretario de Gobernación.

La secretaría le dio la autorización para comercializar el escudo, por lo que se puso manos a la obra.

Una vez realizada la producción, se llevó a cabo la presentación y posterior salida a la venta, con muy buena respuesta del público.

Comienzan los problemas

Lo malo es que una parte de la población no estaba muy contenta con estas playeras.

Y, lo malo, es que no era cualquier grupo de personas: se trataba de los diputados y senadores.

Estos legisladores comenzaron a cuestionar la autorización dada por la Secretaría de Gobernación.

En su reclamo, decían que se violaba el artículo 6 de la Constitución, que indica que se debía cumplir cabalmente los artículos 2 y 5.

Según estos artículos, sólo se puede utilizar los símbolos patrios cuando se contribuya a su culto y se difunda su origen, historia y significado.

Con esta justificación, le dieron un plazo de 15 días para sacar la playera del mercado.

Lagunas legales

De la producción original de 50,000 playeras, para ese momento ya se habían vendido 30,000.

Pero, no queriendo enojar a los legisladores, acató la orden y las sacó del mercado mexicano.

Pero, a fin de recuperar su inversión, se llevó las 20,000 restantes a Estados Unidos, donde se acabaron al poco tiempo.

 

Te recomendamos: Mexicano trabaja en el diseño de estadio “marítimo” para el Mundial del 2022

¿Mala fama?

El ser considerada “la playera prohibida de la Selección Nacional” no borró el interés que tenían en dicho artículo.

Al contrario, pues a la fecha se cotiza muy bien en internet, como un artículo de colección.