¿Porque la moneda mexicana se llama “peso”?

El origen del nombre de la moneda mexicana se remonta a cientos de años atrás, tras la llegada de los españoles y esta es la razón por la que se llamó así.

¿Porque la moneda mexicana se llama “peso”?

 

En tiempos del México prehispánico, el cacao o el polvo de cobre era lo que se usaba como moneda de cambio pero tras la conquista española en nuestras tierras, la forma de cobrar y pagos se hizo con una moneda acuñada en Europa. 

A esta moneda se le conocida como “Real de a ocho” o “Peso duro” de 27.5 gramos de plata. 

Moneda Real de a Ocho emitida en España para el comercio interno de las colonias españolas en América
Moneda Real de a Ocho emitida en España para el comercio interno de las colonias españolas en América.

En 1535, 15 años después de la conquista,  los mexicanos coloniales comenzaron a resentir la falta de una moneda “propia” que fuera de fácil acceso y que también tuviera un valor de compra como la moneda Española, “Real de a ocho”. 

Ante esa necesidad, se decidió fundar la Real Casa de Moneda de México, el primer lugar donde se acuña la moneda en América.

¿Porque la moneda mexicana se llama “peso”?
Foto: Gobierno de México

Mientras duraba el proceso de certificación para las primeras monedas coloniales, se usaban pedazos de plata y la única manera que había para definir su valor era pesándolos, por lo que un pedazo de plata “bien pesado”, pasó a llamarse “peso”.

Con el paso del tiempo, el “peso” fue convirtiéndose en la norma monetaria del país. 

¿Porque la moneda mexicana se llama “peso”?

El peso mexicano impulsó la primera globalización 

La plata mexicana ha tenido un alto valor desde tiempos de la colonización, razón por la que comenzó a usarse en transacciones internacionales. 

De hecho, la plata fue el principal metal con el que se acuñaron los primeros dólares tras la independencia de Estados Unidos a finales del siglo XVIII.

Te recomendamos: Unesco combate desaparición de indígenas con declaratoria de decenario

Juan José Morales y Peter Gordon, autores del libro “The Silver Way: China, Spanish America and the Birth of Globalization”, mencionan algo al respecto: 

“Hubo una globalización antes de la globalización y América desempeñó un papel clave en ello, es decir, la América española. Mucho más antes de que el dólar fuera pintado de color verde esmeralda en Washington, fue pulido en plata mexicana” 

Esto quiere decir, que el valor de los primeros dólares en circular en las colonias liberadas del control británico, fue respaldado por plata minada en México; siendo así que “el peso” mexicano ayudó a engrasar los primeros giros de la rueda comercial del mundo.