¡Orgullo mexicano! En 2011, el municipio de Cherán, en Michoacán, decidió organizar su propio cuerpo de Policía para combatir a los talamontes que explotaban la zona. Desde entonces, uno de sus objetivos ha sido la defensa y conservación del medio ambiente.

Como parte de ese proyecto construyeron un gigantesco captador de agua de lluvia en el cerro Kukundicata. La lucha es y fue, para defender el territorio, el monte, los minerales, el agua, el aire, y la tierra.

El proyecto de eco-sustentabilidad más grande en Cherán es la olla recolectora de agua de lluvia, que la comunidad instaló desde 2016 en el cráter natural que hay en la cima del cerro Kukundicata.

TE RECOMENDAMOS: ¡Científica mexicana frena la retención de sal en los riñones!

Es la olla captadora de agua de lluvia más grande de América Latina y busca aprovechar los más de mil litros por metro cuadrado de agua que, caen en la región cada año.

Cada sección capta el agua de lluvia y cada sección tiene compartimientos de filtro, antes de llegar a la olla de captación pasa por esos filtros. Esos filtros hacen la función de hacer la retención de basura, sedimentos y cualquier otra cosa.

TE RECOMENDAMOS: Esta mamá mexicana creó un pañal barato que no contamina

Una vez que cae la lluvia el catador está dividido en 4 secciones, y con andadores para darle mantenimiento al interior. Todo el proyecto es administrado y operado por los habitantes de Cherán.