Los juegos de pelota prehispánicos han sido rescatados en tiempos modernos por diferentes grupos alrededor de México. Sin embargo, no se había jugado en la capital mexicana en cinco siglos hasta el día de hoy.

La milenaria tradición regresa a Ciudad de México después de 500 años, luego de que jóvenes mexicanos revivieran esta práctica , según ha señalado un reportaje de la agencia AFP.

“El juego de pelota nos está rescatando a nosotros porque el juego ya estaba desde tiempos inmemoriales, y qué mejor que hacerlo en este lugar”, señaló uno de los jóvenes.

Durante la reta deportiva, los jugadores golpean con la cadera un balón de caucho de casi cuatro kilogramos que deben ensartar en un aro de piedra colocado a seis metros de altura desde el suelo.

La competencia, frecuentemente relacionada a rituales de fertilidad o ceremonias guerreras en los antiguos tiempos, se disputa entre dos equipos de uno a siete jugadores.

“El juego de pelota quedó olvidado. Fue derribado hace 500 años, pero ahora todo se está levantando de nuevo, aquí en Azcapotzalco”, dijo Emmanuel Kakalotl, entrenador del juego milenario.

Azcapotzalco, el antiquísimo barrio al norte de la capital mexicana donde fue construida esta nueva cancha en lo que fue durante décadas un basurero, está estrechamente vinculado con la historia de México.

Según el Códice Xólotl, un importante manuscrito pictográfico que abarca casi cuatro siglos de la legendaria cultura náhuatl, Tezozómoc, rey de Azcapotzalco, cedió un islote en medio del lago de Texcoco a los recién llegados aztecas para fundar Tenochtitlán (1325).

Pero para 1430, Azcapotzalco fue tomada por tropas aztecas, quienes derrotaron a sus antiguos benefactores para incorporarlos a su imperio.

TE RECOMENDAMOS: Incendian campamento de tortugas en Oaxaca

Annick Daneels, investigadora belga del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), confirmó que esta es la primera cancha de juego de pelota mesoamericano en Ciudad de México, tras su extinción en la zona.

“Había muchas canchas de juego de pelota en la época posclásica (950-1521), pero cuando llegaron los españoles (1519), por su liga con los elementos políticos y religiosos, el juego de pelota fue probablemente una de las primeras prácticas que prohibieron”, explicó a AFP.