Ser mamá va mucho más allá de dar a luz. Es una labor de todo los días que trae consigo el amor incondicional y la lucha diaria de dar lo mejor de cada día por ver crecer, aprender y soñar a sus hijos.

Sin duda, existe un gran repertorio de enseñanzas que las madres dejan a través de las generaciones. Pero más allá de eso, sabemos que las verdaderas protagonistas del aprendizaje son las mamás mexicanas.

Por ello, te recopilamos las mejores lecciones de vida que las consentidas del hogar le han dado a nuestra cultura, ¡aunque a veces tenga que ser a chanclazos!

No hay nada que no puedan encontrar

Todos lo hemos escuchado mucho más de una vez en nuestras vidas. “¿Y si yo lo encuentro, qué te hago?”. El sexto sentido de nuestras madres las hacen localizar en la casa cosas que creíamos perdidas para siempre.

TE RECOMENDAMOS: ¡Estadunidenses descubren que el tamal se come sin hoja!

Saben más que nosotros en la enfermedad

via GIPHY

Todos recordamos esta escena. Llegas al médico por algún cuadro de enfermedad, y antes de que digas algo cuando te preguntan qué te pasó, ¡tu mamá interviene explicándole al doctor todos los pormenores de tu gripa y cómo vas a reaccionar ante cada medicamento!

La importancia de cuidar tus pertenencias

via GIPHY

Claro. Nuestras madres a veces llegan a repetir que no hay que preocuparse por lo material, que las cosas van y vienen. ¡Pero cuidado con perder algún tupper de casa! Todos los que hemos regresado sin uno hemos aprendido a la mala el valor de cuidar las cosas.

El tiempo es algo relativo

Con nuestras madres aprendimos que el tiempo no es más que un espectro que dependiendo de la situación, tiene su propia realidad. A veces nos van a despertar diciendo que ya van a ser las 7:00 cuando son las 5:30, pero a veces explotan si están más de dos minutos esperándote en la salida de la escuela.

TE RECOMENDAMOS: People coloca a Yalitza dentro de las 50 mujeres más bellas

Expertas en economía

via GIPHY

Desde comprarte ropa un poco más grande para “que dure” y después pasarla a tus hermanos o hermanas, hasta pelear cada centavo en las promociones del super mercado.

Todo es culpa del celular

Mamá no se complica. Ante problemáticas tan grandes como el calentamiento global hasta lo más sencillo como tus calificaciones, la respuesta siempre es la misma: ¡Es culpa de que siempre estás pegado al celular!

No hay nada más grande que el amor

Pero lo más importante: no importa que tan complicada pueda estar la situación en casa o que tan tenso sea el momento por el que estés pasando, una madre siempre estará ahí para apoyarte de la mano del sentimiento más grande, el amor incondicional.