El nopal, insignia por excelencia de México, está salvando vidas en África, conoce todo lo que está logrando, ¡que hasta puede crear reservas de agua!

El nopal es una de las especies mexicanas con más propiedades que existe. Por ejemplo, el nopal funciona para recolectar agua, ya que sus raíces fertilizan el suelo y puede crecer en ambientes muy áridos, secos y hostiles. Por esta razón, el país africano Argelia ha puesto en la mira esta planta multifuncional para reactivar la economía de los pueblos que se encuentran en extrema pobreza.

En uno de ellos, la localidad Sidi Fredj, los agricultores pasaban por una crisis de desempleo y aridez, y muchos comenzaron a migrar, hasta que llegó el nopal a sus vidas. Una vez que comenzaron a sembrar esta planta cactácea y gracias a sus pencas, flor y fruta, la aridez se convirtió en un suelo verde lleno de oportunidades.

Una de las tendencias que África ha retomado del nopal, es que es usado en cosméticos y alimentos en Europa, lo que ha aumentado el consumo entre los africanos. Previo a la aparición del nopal, se transportaba la tuna y tenía un precio extremadamente barato, pero con el surgimiento del nopal y sus propiedades como antiarrugas y sus valores nutritivos, el costo aumentó y su valor también.

Su valor ahora es tan alto, que puede llegar a venderse hasta en dos mil euros el litro y los argelinos llegan a vender esta planta en mayoreo en 500 euros por litro.

Por otro lado, el proceso para fabricar el aceite de nopal es muy complejo porque requiere un gran número de semillas, aunque en campos amplios, el cultivo puede dar mayores beneficios a los agricultores.

También juega un papel importante en el cambio climático, ya que sus necesidades se adaptan a climas áridos y pueden crear reservas naturales de agua, así lo explica Khodir Madani, un experto en el tema.

“El nopal es un pozo botánico capaz de suministrar hasta 180 toneladas de agua por hectárea.” Además, el nopal ayuda a fertilizar el suelo en el que se planta: “En lugares donde la cebada fue plantada entre las hileras de cactus, los rendimientos por hectárea del cereal se multiplicaron por siete”.

Desde 2013, gracias al nopal, las relaciones entre Argelia y México se han fortalecido para crear vínculos que impulsen la investigación que rodea al nopal y cómo puede seguir ayudando a los agricultores africanos.